Camilo is only 14 years old but has already experienced tough situations in his life. He and his family had to leave their native Medellin after the murder of his mother. The new city, Tumaco, in southwestern Colombia, also has high rates of violence. Because of that, Camilo is often afraid to go out into the streets. "Most people who die here are young because they inadvertently end up getting into trouble. It would be better for me to spend my time on useful things. Furthermore, there are many deaths in some of the neighbourhoods and nobody says anything. It is important for us young people to have space to express ourselves in a healthy way”, Camilo explains. That's exactly what Save the Children is doing with the project - Groups of Participation and Communication (PACO) - that guides young people on issues related to violence and drug abuse, and mainly provides a series of artistic workshops that give these youths an outlet to express themselves. Read more about Camilos’s story and PACO project in Spanish:

 

"Me llamo Camilo*, tengo 14 años y nací en un pueblo de Medellín. Nos tuvimos que ir de ahí porque asesinaron a mi mamá, entonces mi papá decidió que viniéramos a vivir a Tumaco porque estaba mi tía aquí. Yo tenía ocho años, me acuerdo poquito de ella. Ahora vivo con mi papá, mi madrastra y mi hermanita de 10 años. Mi papá es firme pero también cariñoso.

Tumaco a veces está peligroso y me da miedo salir a la calle. La última vez que se puso muy violento fue hace dos o tres meses.

Estudio en 10° grado, me llevo muy bien con todos mis compañeros. Las notas me han salido muy bien, pero todavía no sé qué hacer después.

Me gusta mucho mi colegio porque tenemos el taller de construcción de instrumentos musicales, música y danza. Me motivaron a involucrarme las opiniones de mis compañeros porque me dijeron que era bien bacano, que trabajaban con música y me llamó la atención.

Me ha gustado demasiado. Me encanta la clase de música y hacer cununos. Pero lo que más me gusta es tocar la marimba. No es tan difícil construir los instrumentos porque los profes te enseñan paso a paso, te tratan con cariño. Hay veces que los docentes no tratan bien a los estudiantes, te dicen que haces mal algo y no te dan ánimo. Pero los profes del taller te tratan con cariño.

Mis compañeros también están muy motivados porque estás construyendo algo con tus manos.

Estoy empezando con los grupos de participación y comunicación (PACO) de Save the Children. Llevamos solo tres encuentros y nos mandaron a investigar sobre la drogadicción y en el próximo encuentro entregamos lo que hemos encontrado. Me motivó a entrar en los PACO que uno daba a conocer sus opiniones, los problemas de su comunidad para que las personas se dieran cuenta de eso y se pudieran tomar acciones para solucionarlo. También que nos iban a dar talleres para aprender a usar cámaras, trípodes, grabadoras… He notado que el colegio ha mejorado desde que están los PACO y los talleres de instrumentos y danza porque aquí vamos en el tiempo libre también y eso es muy importante. La mayoría de personas que mueren aquí son jóvenes porque sin querer se acaban metiendo en problemas, se meten en líos sin darse cuenta. Por eso es mejor ocupar el tiempo en cosas que le ayuden, que puedan ayudar a su familia en el futuro. Además, hay muchas muertes en algunos barrios y nadie dice nada. Es importante que los jóvenes tengamos espacios donde expresarnos de una forma sana.”