Read English Version Here.

Aide shares her story about being a mom at the age of 13, caused by sexual violence. She spoke at this year’s World Health Assembly: 3rd Annual Global Citizens’ Dialogue, organized by Save the Children, World Vision, IPPF and White Ribbon Alliance. During her speech, she demanded better health care services and better investment in health care for adolescents, especially for adolescent moms. She also emphasized that discrimination against adolescents must stop if they want to receive information about family planning methods. 

Written in Spanish by Aide Berrios Peña.

Que día!  Estoy aquí en Ginebra, Suiza, participando en la Asamblea Mundial de Salud. Estoy muy orgullosa estar aquí, representando a los adolescentes y jóvenes de mi país. Especialmente a las niñas bolivianas.

Hoy día he tenido la oportunidad de participar en el tercer dialogo de ciudadanos del mundo y he podido compartir mi historia y explicar que juntos tenemos que brindar apoyo a las adolescentes mamas, niñas que enfrentan o han enfrentado violencia, adolescente embarazadas y adolescentes que busquen información sobre planificación familiar.

Ha sido increíble poder transmitir la lucha constante que enfrentan los adolescentes y jóvenes en Bolivia todos los días a los líderes del mundo en el área salud y ver que realmente me han escuchado. Tenemos normativas muy buenas en mi país. Tenemos que asegurar que se invierta adecuadamente en la niñez para establecer programas educativas y de salud para prevenir más embarazos adolescentes y hay que invertir en programas de salud para que los adolescentes y jóvenes reciban el apoyo y la atención que necesitan, tanto como una orientación correcta.

Con mi presencia aquí también quiero dar fuerza a las niñas de Bolivia y del mundo que sufren o has sufrido violencia. Ya no seremos más víctimas de tanta violencia, daños, silencio. Seremos victoriosas!!! Luchemos juntas y junto para romper la cadena del miedo y silencio – de tanta violencia. Y luchemos por nuestros sueños. Nada es imposible!

Quiero agradecer a Dios, mi familia, el colegio, la universidad y Save the Children que me han formado y apoyado para que día a día se cumplen mis metas más profundas, el estar aquí en Ginebra y poder representar a mi Bolivia querida. Y talvez poder cambiar de una manera a otra la realidad de mi país. Me siento con mucha fuerza para seguir luchando, por mí, por la necesidad de ayudar a las personas que más lo necesitan. Es increíble, no existen palabras correctas para explicar esta alegría, satisfacción, y emoción.

Los días pasan y me trazo muchos más meta aun porque me siento ingeniera de mi vida!